sábado, 16 de mayo de 2009

El voluntariado ACC

Una parte fundamental de la ACC es la participación de los voluntarios. Ellos hacen visible el rostro de la Iglesia y el propio rostro de Cristo, anfitrión y consuelo de los que peregrinan.



Su tarea tiene un componente material: tener dispuestos los albergues, organizar el alojamiento, atender los problemas de los peregrinos, en ocasiones preparar la cena o el desayuno...
Pero sobre todo tiene un componente espiritual, manifestado en su disponibilidad y su amabilidad, su capacidad de escucha, sus palabras de ánimo, su alegría y su paz. Saben preparar un momento de oración, bendicen la mesa, ofrecen la Palabra de Dios. No tienen complejos a la hora de ser testigos y misioneros de Aquel a quien han conocido en el Camino, están dispuestos a dar siempre razón de su esperanza (1 Pe 3,15).

En definitiva: devuelven al Camino lo que han recibido de él.

Te ofrecemos la posibilidad de colaborar como voluntario en la Acogida Cristiana en el Camino.