viernes, 16 de noviembre de 2012

Crónica del encuentro de hospitaleros

Durante el fin de semana del 9 al 11 de noviembre en León en el Monasterio de las Hermanas Benedictinas de Santa María de Carbajal se celebró el III Encuentro de Acogida Cristiana.

Estos encuentros surgieron como deseo de propiciar y avivar la presencia cristiana en el Camino de Santiago y como oportunidad de Nueva Evangelización tanto para los peregrinos como para los hospitaleros que han encontrado en la peregrinación una forma de encuentro con Jesucristo y un modelo de vida cristiana. La propuesta no responde al esquema de un cursillo de hospitaleros sino que se trata de un encuentro para compartir la fe, reavivarla y buscar juntos nuevos modos de presencia significativa en el Camino.




En este encuentro dedicado a reflexionar sobre el Año de la fe y la Nueva Evangelización fue relevante la numerosa participación de hospitaleros y peregrinos venidos de muy diversos puntos de España e, incluso, del extranjero como es el caso de Italia y Hungría. Contamos con la presencia de los Delegados diocesanos de peregrinaciones de Santiago de Compostela, Zamora, Mallorca y Astorga, con los responsables de diversos albergues eclesiales en Hospital de Órbigo, León, zona de Bierzo, San Nicolás de Puentefitero de la Fraternidad de Peruggia (Italia) y Carrión de los Condes.

Tuvimos la dicha de recibir en la mañana del sábado la visita de Don Julián, obispo de León, que animó calurosamente la iniciativa del encuentro y todos los trabajos a favor de la experiencia cristiana de la peregrinación. Don Julián hizo referencia a las palabras del Santo Padre en la homilía de la Eucaristía de apertura del Año de la Fe cuando Benedicto XVI citó la peregrinación como paradigma de vida cristiana y nombró concretamente el fenómeno cada vez más creciente de la peregrinación a Santiago como un signo de la sed de trascendencia de los hombres de nuestro tiempo.

El fin de semana discurrió entre charlas, tiempos de intercambio y preguntas, convivencia y encuentro interpersonal, todo ahondado y arropado por la participación en la liturgia de la Comunidad de las Hermanas Benedictinas. Por señalar algún momento especialmente significativo querría citar la oración del viernes por la noche en la que Don Jenaro, Delegado de Santiago de Compostela, dirigió una vigilia siguiendo el esquema que cada tarde se celebra en la Catedral de Santiago con los peregrinos o las completas del sábado con la Comunidad como momento singular de la acogida que ellas ofrecen a los peregrinos. En la tarde del sábado, en la ronda de testimonios, contamos con la presencia y la palabra del P. Joaquín, Provincial de los Franciscanos Conventuales, y Hno. José, ofm., de la Comunidad franciscana que acoge a peregrinos en O Cebreiro, así como de Leonie, joven holandesa peregrina y hospitalera en Carrión, y Jaume Alemany, sacerdote de Mallorca, que organiza peregrinaciones como camino de conversión con todo tipo de personas: parroquias, colegios, presos, discapacitados… y por último, con Giuseppe Monsone-Gebauer, joven italiano hospitalero y comprometido en Budapest, su lugar de residencia, con la evangelización a través de la formación de futuros hospitaleros.

El domingo como conclusión del encuentro se plantearon nuevas iniciativas de cara al próximo año. Algunas de estas propuestas fueron: programar un encuentro más en primavera de formación en diversos aspectos de la fe cristiana, realizar una peregrinación de hospitaleros a Santiago para juntos meditar y compartir sobre nuestra misión de acogida, así como realizar un retiro espiritual anual. Las iniciativas fueron acogidas con gran alegría y mucho deseo por parte de todos los asistentes que a lo largo del fin de semana fueron forjando lazos de simpatía, fraternidad y amistad propios de la comunión en Cristo que nos une a todos.

Sor Carolina Blázquez OSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario